Luna de miel urbana

 

De: Ángel Núñez

Buenos Aires
Los palos borrachos florecidos
-repletos de rosas y lilas-
acompañan la alegría del mes de febrero.

II
Largos, demorados amaneceres en Buenos Aires.
Los amantes juegan y se besan.
Al cuarto blanco lo protege un angelito dormilón,
Y todos los ángeles de la corte celestial
Porque el amor
Es lo único que no pasa ni muere
Y subirá al cielo, glorioso,
Cuando llegue la hora.

III
Afuera brilla el sol
El río espejea la luz
Y los aviones del aeroparque aterrizan más contentos
Las plazas florecen su primavera
Y el obelisco gira,
Bailando
Por Florida no se ve ningún rostro serio
Y a todos los chicos se les ha dado por cantar
(incluidos los bebes).