Abstinencia de vos
(tríptico para entender contradicciones)

 

por: SoLCiTo

I
He logrado archivar
en mi memoria
los hermosos instantes
que vivimos.

Nuestras horas de dicha
nuestro cine,
aquel beso de quatro,
nuestros viajes.

Las acciones sin pie
y sin cabeza,
las charlas hasta las seis
de la mañana.

Lo pegote que éramos
en cuerpo y mente;
tus susurros, tus besos,
tus poesías …
tus flores de papel
y tus abrazos.

Y a pesar de intentarlo
no he podido,
borrar para siempre
mis pesares.
Las mentiras, los llantos,
tus desprecios,
los olvidos , tus ojos,
los silencios.

Ya no guardo rencor,
cómo podría!;
de nada sirve el dolor,
nada construye.

II
Si coseché de vos
indiferencia,
después de haber sembrado
compromiso;
fue un error de mi parte,
ahora comprendo,
lo que se siembra en el aire,
no germina.

Si te importó un comino
mi cariño, y no digo mi amor,
pues ya no existe;
si me seguiste mintiendo
y te creíste
que no te conocía
en lo absoluto.

Lo lamento por vos,
cuanto lo siento,
cambiaste sinceridad,
por cobardía.

Deploro haberme abierto
a tus sentidos,
con la ingenua ilusión
del sorprendido.

Ahora que estás ahí,
como perdido;
en el sinfín de
embrollos
que has gestado.

Ya no estás para mí,
y eso me aflige.

Ya ni amigo ni amante;
Peregrino.
Ni confesor ni confidente;
adivino.
Ya no estás para mi…
ya te he perdido.

III
No te guardo rencor,
hago el esfuerzo.
Y a pesar de que jugaste,
aun sin saberlo,
intenté contenerte
y no he podido.

Lo nuestro no era amor,
eso sabemos;
quizás pura pasión,
y poco afecto.

En mí quedó preservado
tu secreto;
en vos, mis manos
hambrientas de deseos.

Me quisiste salvar
y me extinguiste,
me sacaste del agua
y me asfixiaste.

No es tu carencia de amor,
eso no duele,
es la forma cruel
de apartarme.

Eso duele Juan,
más que mil muertes.

Y aunque otras manos
se escabullen
por donde las tuyas
se expandían;

y aunque otros labios
Se atropellan
por donde los tuyos
exploraban.

Ya no siento lo mismo…
algo me falta.

No se si esto es impasse
o despedida;
o necesidad urgente
de entenderte.

Quizás sólo escriba
confundida
queriendo aclararme
inútilmente.

Pero ya no estás para mi
¿ya te he perdido?