Volver a casa



Facebook Linkedin Skype Twitter Blog Feedburner You Tube LastFM

 



¿Te parece útil este sitio? Suscribite a TuRemanso por Email


TuRemanso Científico

La incidencia de cáncer de piel sigue aumentando


Proponen educar a los chicos para que se protejan del sol

La radiación ultravioleta causa daños acumulativos en la epidermis. Y la mayor cantidad de rayos se reciben durante la niñez. Expertos sostienen la necesidad de concientizar sobre un correcto cuidado.
El juego de los chicos bajo los rayos del sol puede ser un detonante de un cáncer de piel en el futuro, si no se toman los recaudos para protegerlos de la acción nociva de la radiación. Diversas iniciativas en todo el mundo tienden a concientizar a los padres sobre la necesidad de intensificar las medidas, ya que según la Sociedad Argentina de Dermatología, durante 2001 se detectaron en los EE.UU. más de 1 millón de casos de cáncer de piel, correspondiendo el 4% a melanomas cutáneos, provocados principalmente por el sol. La incidencia de melanomas se triplicó en los últimos 20 años, y 1 de cada 71 estadounidenses lo padecerá, según cifras de la American Cancer Society.
El 80% del sol absorbido en la vida se toma durante los primeros 18 años de edad. Ello significa que la protección en la infancia tendrá un efecto benéfico en la adultez. Una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud y otros organismos internacionales, denominada Intersun – El Proyecto UV Global, se constituyó a raíz de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Ambiente y Desarrollo (UNCED) de 1992, en donde se determinó la realización de actividades sobre los efectos de la radiación ultravioleta (UV), proveniente del sol.
Este organismo advirtió en repetidas ocasiones que los niños son altamente vulnerables a los peligros ambientales, y que muchas de sus funciones vitales, como el desarrollo inmunológico, pueden ser interferidas por condiciones adversas del entorno. Estudios epidemiológicos demostraron que la exposición frecuente al sol y las quemaduras solares son detonantes de altas tasas de incidencia de melanoma y cataratas en el futuro.


Escuelas en la mira


Las campañas implementadas en la escuela pasan a ocupar un lugar central, al enseñar las conductas apropiadas durante la edad escolar, cuando los chicos son más receptivos. Intersun está produciendo un material orientador en el cual se propondrá la inclusión de la enseñanza de la protección solar dentro del programa escolar, con campañas especiales para fomentar el uso adecuado de protectores y otras medidas preventivas
La educación permitiría disminuir tanto las tasas de afectados en el futuro, como los costos al sistema de salud. En Australia, el Anti-Cancer Council of Victoria estimó que el uso regular de pantallas solares de FPS 15 o mayor antes de los 18 años reduciría la frecuencia de cáncer de piel en más de 70%, y que, mientras el costo de las campañas de prevención es de unos U$S 0,08 por persona por año, los costos de tratamiento de cáncer de piel son de unos U$S 5,70 por habitante.
Durante la 2° Conferencia de Euroskin (European Society of Skin Cancer Prevention), realizada en octubre de 2001 en Orvieto, Italia, el eje central fue “Los niños bajo el sol – La radiación UV y la piel de los chicos”, de acuerdo con la declaración de los Ministros de Medio Ambiente del G8 sobre la protección de la salud ambiental de los niños. Se asumió así el deber de reconocer y evitar a la edad más temprana posible los riesgos que conducirán en la adultez al cáncer de piel. En la conferencia se enfatizó el rol de los padres como eje de la acción educativa.


No más de 30


La radiación ultravioleta se divide en tres tipos: UVA, UVB y UVC. Los rayos UVC son filtrados por la capa de ozono; los rayos UVB causan enrojecimiento de la piel (eritema) y bronceado, siendo absorbido el 95% de esta radiación. La radiación UVA produce bronceado sin formación de eritema, por lo cual no se puede determinar cuándo la radiación está dañando a la piel; sin embargo, es la que penetra más profundamente en la piel, con alto potencial cancerígeno. El efecto es acumulativo.
La radiación UVB aumenta durante el verano, por la posición más cercana del sol, entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, mientras que la radiación UVA se mantiene constante todo el año.
En el año 1999, la Food and Drug Administration (FDA) de los EE.UU. dictó una norma por la cual todos los protectores solares con Factor de Protección Solar (FPS) superior a 30 deberán denominarse 30+ o 30 plus. Además, estableció un listado de filtros solares y sus concentraciones máximas permitidas.
El objetivo fue proteger a la población de una información que tiende a valuar las virtudes de productos aumentando el número de FPS, desviándose de su inicial propósito orientativo que señalaba el tiempo máximo de protección. Ciertos productos de ‘máxima protección’ pueden no brindar una adecuada protección contra los rayos UVB, y especialmente contra los UVA, conteniendo concentraciones de filtros orgánicos potencialmente tóxicos.
A finales de 2002, el organismo presentará un documento que contendrá los estándares admitidos para los ingredientes, etiqueta y modos de testear los protectores UVA, así como los valores de UVB por encima de 30, y la combinación de ambos filtros solares.
Recuadro


Cómo tomar sol sin riesgo


- Evitar o disminuir la exposición al sol en el horario de 10 a 16 hs.
- No exponerse a lámparas o camas solares.
- Usar un protector solar de factor de protección (FP) 15 en adelante, en particular en labios, nariz y orejas (zonas altamente sensibles a las quemaduras).
- Aplicar el protector solar por lo menos 30 minutos antes del comienzo de la exposición al sol, sobre la piel limpia, seca y libre de perfumes.
- Re-aplicar el protector cada 2 horas, principalmente luego de realizar actividades acuáticas o tras una excesiva transpiración.
- Los días nublados también hay que usar protector, ya que parte de la radiación ultravioleta atraviesa las nubes y puede provocar daños cutáneos.
- Usar sombrero y lentes oscuros.
- Usar camisas de mangas largas y pantalones largos en el horario más riesgoso de exposición.
- Usar tratamientos post-solares, para rehidratar la piel que ha perdido agua y minerales.
- Beber abundante cantidad de agua.
- Tomar sol en forma gradual (la forma correcta de broncearse). Comenzar la exposición con factores de protección más altos, y luego disminuir el FP.
- Cuidar a los niños del sol, educándolos sobre las medidas a tomar.
- Evitar la exposición de los recién nacidos hasta por lo menos los 6 meses de edad. Exponerlos gradualmente durante las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde extremando los cuidados, ya que la radiación es acumulativa.
- Protegerse de las superficies reflectoras de radiación, tales como agua, arena y nieve.
- Consultar al médico sobre los medicamentos que pueden producir fotosensibilidad y alergias al tomar sol.
- Evitar la exposición durante el embarazo, ya que existe una alta posibilidad de que aparezcan manchas solares.

Ingresá tu e-mail:

Recordá que para completar la suscripción tenés que confirmarla haciendo clic en un e-mail que te va a llegar de nosotros -casi al instante- Si no lo ves en la bandeja de entrada chequeá la carpeta de spam. Sin esa confirmación tu suscripción quedará trunca.

----------------------

¿ Buscas algo?

Afuera Remanso 

----------------------

TuRemanso ©2000-2011 ¬ Idea y realización Cintia Vanesa Días ¬

BLOG | SUSCRIPCIÓN | CONTACTO | CURSOS Y TALLERES

Estás
dentro del sitio antiguo de TuRemanso (2000-2007)
Se permite y agradece la difusión total o parcial del contenido, citando la fuente
+ Hecha en una I Mac +