Volver a casa



Facebook Linkedin Skype Twitter Blog Feedburner You Tube LastFM

 



¿Te parece útil este sitio? Suscribite a TuRemanso por Email


TuRemanso Científico

La Argentina participa de un programa de control y seguimiento internacional


Investigan el déficit de hormona de crecimiento en adultos


Puede provocar osteoporosis, obesidad central y colesterol en los adultos. Destacados científicos explicaron cómo se detecta la alteración y las características de las terapias de reemplazo hormonal

Hasta no hace muchos años, se consideraba que el rol de la hormona de crecimiento (GH) perdía importancia cuando el paciente llegaba a la adultez. Esta sustancia, segregada por la glándula hipófisis (o ‘pituitaria’), es fundamental para un desarrollo saludable de los niños, y su déficit se detectaba por una baja estatura o crecimiento muy lento en comparación a los otros chicos. Así, se desarrollaron terapias de reemplazo que permiten corregir esta carencia de hormona.
Sin embargo, los adultos que por algún motivo tienen un déficit de hormona de crecimiento también experimentan un deterioro de su salud. La GH estimula la reproducción de diversos tipos de células, incluidas las óseas, y acelera la formación de proteínas. También influye en el metabolismo de las grasas y los azúcares y tiene influencia sobre el bienestar. En las personas ya desarrolladas, la falta de esta hormona provoca alteraciones en la composición corporal (reduciendo masa y fuerza muscular), disminución de la densidad mineral ósea (con mayor riesgo de fracturas), aumento de la llamada ‘obesidad central’, es decir, grasas en el abdomen que incrementan el riesgo cardiovascular, y sentimientos de depresión, irritabilidad, ansiedad, aislamiento social y soledad
Es por ello que, desde hace unos 10 años, comenzó a utilizarse también la terapia de reemplazo en adultos. Y, dado que la experiencia en este campo es relativamente escasa, se realizó en Buenos Aires el Simposio “Déficit de hormona de crecimiento, nuevos desafíos en enfoques diagnósticos y terapéuticos”, con la coordinación científica de la Unidad de Endocrinología del Hospital Álvarez, y auspiciado por Pharmacia. Durante el encuentro, los médicos compartieron los resultados de sus investigaciones y de la terapéutica con hormona de reemplazo para tratar la deficiencia. Asimismo, se concientizó a los profesionales sobre los signos de alarma para detectar este trastorno, ya que pueden confundirse con otras enfermedades y pasar desapercibidos.


Algunos detonantes


El doctor John Monson, jefe del Departamento de Endocrinología del Hospital St. Bartholomew de Londres, Gran Bretaña, participó del encuentro científico y señaló que “la deficiencia de hormona de crecimiento en el adulto significa con frecuencia una enfermedad hipofisiaria, ya sea un tumor o un traumatismo de la hipófisis, a diferencia de los niños, en donde puede ser un defecto aislado que afecte sólo a la hormona de crecimiento y que al crecer se normaliza en el 40 al 70% de los casos”.
“Es difícil calcular la incidencia, pero se estima que uno de cada 10.000 habitantes tendrán enfermedad hipofisiaria en la adultez, y por lo tanto tendrán una deficiencia en la hormona de crecimiento. Si tomamos a los adultos que sobrevivieron a una infancia con deficiencia de esta hormona y siguen con ese déficit, la prevalencia está más bien en 2 o 3 cada 10.000 habitantes.”
Los síntomas para detectar un déficit de hormona del crecimiento en el adulto son muy diversos. “Pueden parecer poco específicos, pero los más importantes que surgen hoy, una y otra vez, son una disminución del bienestar sicológico, un aumento en los síntomas de angustia, con frecuencia más aislamiento social. Desde el punto de vista físico, tienen menos energía, menos fuerza, un aumento en la grasa corporal, que tiende a concentrarse en la parte central del cuerpo, niveles más altos de colesterol en sangre, y por consiguiente, aumento en el riesgo de enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular. También tienden a tener una disminución de la densidad mineral ósea, con mayor riesgo de fractura (de un hueso largo o de una vértebra de la columna)”, señaló el doctor Monson.
Para detectar el trastorno hipofisiario en el adulto, “como una de los principales causas es el tumor hipofisiario, los síntomas son presión sobre los nervios que salen de los ojos, con menos agudeza visual y disminución de la visión central, del campo visual. La otra forma frecuente son síntomas de deficiencia de hormonas esteroideas que se fabrican también en la hipófisis”, afirmó.
Por su parte, el profesor Franco Minuto, jefe de la División de Endocrinología del Hospital Universitario de Génova, Italia, indicó que “existe una secuencia conocida y programada de hormonas en la hipófisis; cuando esta glándula está afectada, la primera hormona que se ve comprometida es la de crecimiento, porque en primer lugar afecta el bienestar, después afecta el eje de reproducción y por último las hormonas esteroideas”.


Reemplazo efectivo

El tratamiento debe apuntar, primero, a tratar el tumor. “Después de haber tratado el tumor hipofisiario y de haber corregido las deficiencias de hormonas esteroideas, puede constatarse y tratarse el déficit de hormona de crecimiento. La segunda prioridad es optimizar la vida futura del paciente, y ahí entra en juego la posibilidad de la terapia de reemplazo de hormona de crecimiento”, declaró el doctor Monson.
“Es muy inusual que se revierta el déficit de hormona de crecimiento”, aclaró. Por lo tanto, se considera que el tratamiento sustitutivo debe aplicarse de por vida. especificó que “lo que estamos tratando es, en aquellos individuos que han perdido la capacidad de producción de la hormona de crecimiento, darle lo que no produce, para que siga conservando el equilibrio metabólico”.
El tratamiento consiste, por lo general, en una inyección diaria o 6 veces por semana, que se administra mediante un aplicador especial para que sea más cómodo. El paciente logra mejorar su relación con la sociedad, puede reinsertarse en el mercado laboral, deja de sentir fatiga, puede concentrarse y moverse mejor que antes, y se modifica su composición corporal, con un crecimiento de la masa muscular y una disminución de la grasa. Por lo tanto, tiene más fuerza, está más motivado y consigue un estado más saludable. Recuperar el equilibrio endocrinológico es, en la actualidad, posible y seguro.

 

Relevamiento mundial


La Argentina participa del “Programa de Control y Seguimiento de Adultos con Déficit de Hormona de Crecimiento”, una iniciativa internacional que comenzó en enero de 1994 y que documenta la seguridad de la terapia con GH en adultos con insuficiencia de hormona. Todos los informes son incorporados a una base de datos conocida como KIMS (Pharmacia Internacional Metabolic Datbase), y cuenta con datos de 6.000 adultos y 40.000 niños tratados con hormona de crecimiento.
Participan 8 centros de salud locales: los hospitales Álvarez, Francés, Alemán, Pirovano, Santa Lucía y Durand, de Buenos Aires, y los hospitales de Niños y de Clínicas de Córdoba.
El doctor Hugo Fideleff, jefe de la Unidad de Endocrinología del Hospital T. Álvarez, señaló que “antes se pensaba que esta hormona sólo servía para crecer. Hoy se sabe de los efectos metabólicos que persisten en la adultez”. Respecto a la participación en el programa, indicó que “se están recogiendo datos para detectar si la frecuencia del déficit de hormona del crecimiento es la misma en la Argentina que en el mundo, cómo incide”.
“Cuando falta la hormona se intenta reemplazar para mantener las funciones naturales. En los que perdieron la capacidad de producirla, hay una insuficiencia severa y grave. Con el tratamiento sustitutivo, se logra recuperar aspectos metabólicos, los lípidos, el paciente tiene una sensación de bienestar, se estabiliza la función del corazón, y el estatus sicológico normal”, explicó el especialista.

Ingresá tu e-mail:

Recordá que para completar la suscripción tenés que confirmarla haciendo clic en un e-mail que te va a llegar de nosotros -casi al instante- Si no lo ves en la bandeja de entrada chequeá la carpeta de spam. Sin esa confirmación tu suscripción quedará trunca.

----------------------

¿ Buscas algo?

Afuera Remanso 

----------------------

TuRemanso ©2000-2011 ¬ Idea y realización Cintia Vanesa Días ¬

BLOG | SUSCRIPCIÓN | CONTACTO | CURSOS Y TALLERES

Estás
dentro del sitio antiguo de TuRemanso (2000-2007)
Se permite y agradece la difusión total o parcial del contenido, citando la fuente
+ Hecha en una I Mac +