Educación pública: una elección necesaria

Hace un tiempo dediqué un post  a compartir las dudas de los padres en relación con la institución escolar que albergará a sus hijos. Es un tema complejo, muy personal y por supuesto sólo hay una regla de oro: “no aceptes nada que tu corazón y tu mente no hayan aceptado previamente”.

Fuera de esa regla, todo es válido.

Una buena edad para comenzar (siempre que puedas esperar) son los 3 años: los niños ganan en independencia, en socialización, aprenden nuevas rutinas y reconocen nuevas autoridades.

¿Pública o privada?

Luego de varias conversaciones y si bien hubo varias instituciones privadas que nos gustaron por sus idearios y proyectos educativos, decidimos apostar a la escuela pública. Les cuento nuestras razones:

  • Yo me eduqué en la escuela pública, como el 80% de mi generación.
  • Es un ambito de realidad en donde el foco está puesto en el aprender.
  • Lo que verdaderamente valoramos de la escuela es su capacidad para integrar, acompañar, socializar, estimular.
  • La educación moral, la escala de valores es algo que vamos construyendo en familia. No necesitamos depositar en la escuela esa responsabilidad.
  • Apostamos a una educación de calidad para todos (Este punto quizas se comprenda al terminar de leer este artículo ).

¿Escuela para pobres o escuela para todos?

Lamentablemente hay tres mitos instaurados en el imaginario colectivo:

1. La escuela pública es la escuela de los pobres.

2. El nivel educativo de la escuela pública es de terror.

3.  Los edificios dejan mucho que desear en infraestructura y en limpieza.

Lo que nos lleva a construir una frase del estilo:“la escuela pública es de mala calidad, tiene pésimas instalaciones, son sucias… así que allí van los pobres”. ¿Un poco violenta la frase no? Dicho así comenzamos a replantearnos algunas de nuestras creencias. De esta afirmación surgen varias preguntas: ¿Por qué los pobres deberían educarse como ciudadanos de segunda? ¿Por qué asumimos que si uno tiene dinero debería enviar a su hijo a una escuela paga? ¿Cuál es el rol del Estado en materia de educación? ¿Cuál es la inversión real que hace el Estado -nacional o provincial- en infraestructura, formación y retribución docente? El tema da para mucho, pero mi intensión es despertar conciencias: por qué asumimos que la educación pública es para los pobres? ¿Por qué no podemos invertir y comprometernos en la escuela pública a través de acciones, dinero y voluntariado?

3 realidades con las que me topé en la escuela pública

  • Los docentes aman lo que hacen
  • La mayoría de padres están comprometidos con la institución
  • La propuesta educativa es excelente

Creo y apuesto a la escuela pública

Creo que la escuela pública debería ser una oportunidad de relacionarse desde lo humano, sin importar los credos ni la condición social. La escuela pública debería ser un punto de encuentro de realidades, la oportunidad de conocer y conocerse.

Nosotros creemos y apoyamos a la escuela pública. Por eso enviamos a nuestra hija, queremos colaborar activamente con la institución, y confiamos en las decisiones pedagógicas de sus docentes; aunque no delegamos la responsabilidad educativa en ellos, esa es exclusivamente nuestra.

Con este artículo no quiero desmerecer a quienes envían a sus hijos a la escuela privada, cada quien es dueño de sus decisiones y libre de ejercerlas!!!

Mi intención es más profunda: hacer tomar conciencia de lo que el imaginario popular está haciendo con la educación pública, cómo la hiere en lo más íntimo, cómo la estigmatiza.

La educación de un país marca el destino de su propia historia. “Un pueblo inculto es más fácil de dominar” decía Nicolás Avellaneda, la educación pública deberá estar centrada no sólo en la cantidad, sino y fundamentalmente en la calidad de su contenido y su gente… solo así forjaremos un futuro luminoso para todos.

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Etiquetado como:  , , ,   ·   Categorías  Ser educador y docente

5 comentarios, y contando... → “Educación pública: una elección necesaria”

  1. Sabrina 5 años hace  

    No podr{ia estar mas de acuerdo con tus palabras. Yo soy docente en la escuela publica y amo mi trabajo. Ojala podamos generar mas conciencia…

  2. Sandra 5 años hace  

    Estimada Cintia,
    Tu nota me parece muy interesante , y aprovecho este espacio que ofreces para contarte, y compartir mi experiencia tanto personal como profesional en relación a este tema :
    Mis hijos van todos a una escuela privada, opción nueva para mi, porque toda mi escolaridad la hice en escuela publica. Tratando de cortar un poco con el hábito de lo privado, inscribí a mi hijo mas pequeño en un jardín municipal, por sugerencia de una jardinera de la escuela de mis chicos mas grandes,,, . Pero a la hora de lograr que el pequeñin tenga un lugarcito, me encuentro con que existe un ranking de admisión, en donde , los primeros son los niños que menos posibilidades tienen, en cuanto al horario laboral de los padres, sus posibilidades económicas, etc, más el preferencial si alguno de ellos trabajan en sector publico. Si tenés suerte, y el cupo no se excede, luego de todos estos filtros, tu hijo puede ingresar…Por supuesto, mi hijo quedó en lista de espera. (y ojo! yo estaba haciendo la concurrencia en salud, o sea, con privilegio)…Como veras, mas allá de la preparación, la propuesta, el nivel, etc, existe –creo- una idiosincracia que instala el mismo sistema, en cuanto a la inclusión en la educación publica…Entonces, el tema creo que supera la elección individual de si es publica o privada- y a eso se le suman los paros, sobretodo si trabajas …donde dejas a tus hijos?…que sucede con su escolaridad…los baches de conocimiento que se originan?…
    En lo profesional, soy psicopedagoga, me ha pasado de hablar en sala de espera, con madres de niños de 4 y 5 años que no estaban escolarizados, debido a no carecer las escuelas de la zona , de cupos para ingresar al jardín.. tenían que anotarlos con dos años o mas de anticipación..y algunos se quedaban afuera…por supuesto, las familias no tenían la posiblemente económica de trasladarse, viajar, o pagar otra alternativa, entonces los chicos se escolarizan tarde.
    Bueno, queria contarte solamente mi propia experiencia en relación a la educación publica, pero mas allá de eso, coincido que debería ser un ideal a seguir…una excelencia en educación y en salud…Salud!..otro tema…
    Estimada, con todo esto quiero transmitirte que mas allá de compartir los mismos ideales , en lo personal creo que para que sea una elección genuina tienen que existir un escenario en donde los padres puedan hacer sus elecciones sin condicionamiento alguno. en donde realmente puedan elegir.
    Te mando un abrazo.
    Sandra

  3. Cintia Vanesa Días 5 años hace  

    Hola Sandris:
    Totalmente de acuerdo.
    El sistema de elección de las vacantes es comprensible y coherente, obviamente van a tener más prioridad aquellos que más lo necesiten y eso a veces dificulta el poder hacer nuestra experiencia en el sistema público.
    El asunto pasa por la apuesta a la escuela pública que el propio Estado considera necesaria, en palabras de la Vice directora del colegio de Aimé, acá la consigna es meter a los que más se pueda, el tema es que cada vez son más los que ven en la escuela pública la única opción posible. El requerimiento de escolarización es cada vez mayor y las escuelas con jornada completa son las más desbordadas.
    Las realidades de padres trabajadores sin soporte familiar y familias con bajos recursos o desempleadas supera ampliamente la oferta de escolarización pública.
    Y aquí está el tema medular. Faltan escuelas, faltan docentes, falta inversión… pero por sobre todo falta el valor real que deberían darle a la escuela pública. No es una cuestión meramente numérica es mucho más profunda.
    Por eso creo que apostando, en la medida en que sea posible (que tengamos una vacante, que podamos soportar ausencias y paros, que tengamos flexibilidad horaria, etc) a la escuela pública nos convertimos en un factor de presión para que cambie el estado de cosas actual. La experiencia tuya es muy valiosa, porque les está diciendo a quienes toman decisiones que hay mucha gente que quiere apostar e invertir en la escuela pública, les está mostrando también que la realidad Argentina dista mucho de lo que los gobiernos creen, que la ignorancia y el desconocimiento es un mal generalizado, que quienes más lo necesitan siguen sin ser escuchados y contenidos.
    Creo que mientras más personas -desde adentro o desde afuera del sistema público- hagan oir su voz, más posibilidades hay de cambiar el estado de cosas actual.
    Gracias por tu aporte!!
    Yo estoy agradecida al karma por la oportunidad, y a la vez siento la responsabilidad de concienciar y unir voluntades. Cada uno aporta su granito de conciencia… por eso es tan importante unirnos!
    Abrazo y buena semana.

    Cin

  4. paola 5 años hace  

    Hola , les keria contar que estoy pensando en pasar a mis hijos de escuela privada a publica , tengo muchas dudas, ellos van desde sala de 2, ahora estan en los primeros a#os de la primaria y no se si se van a adaptar al cambio o si el nivel es el mismo ,temas como la violencia me preocupan, a parte de los paros , pero asi y todo cada vez adopto mas la idea de cambiarlos , la escuela privada es una burbuja donde la unica preocupacion es de q marca son las zapatillas o quien tiene la mejor mochila , a nos cada vez nos cuesta mas pagar las cuotas y no keremos q nuestros hijos crezcan con ideales erroneos .
    Muchas Gracias , espero consejitos y experiencias .

  5. Mauro de Haedo 5 años hace  

    Hola Sra. Cintia llegue por casualidad a su blog porque me parecio interesante su titulo y ademas lo vi citado en Planeta Haiku queria decirle que coincido con sus palabras yo estudiando el profesorado de Letras en el I.S.F.D nro 45 de Haedo y siempre fui – defiendo la escuela publica es mucho mejor que la privada me gustaria entrevistarla para la revista en la trabajo le dejo la pagina: http://www.holavecinos.com.ar, espero su respuesta a mi mail
    felices fiestas
    un abrazo
    Mauro

Deje su comentario