Oda a los Social Media

Sin lugar a dudas el fenómeno de la web 2.0 trajo aparejado un cambio en las relaciones sociales y una nueva forma de vincularnos con los otros y con el conocimiento. Para los que se subieron a la nave desde la primera hora o nacieron en esta era, esto es una realidad que comprueban día a día. ¿Pero qué pasa con los que aún dudan o desconocen el verdadero significado de trabajar y pensar en red? ¿Qué ocurre con los sujetos que nacieron apropiándose de un paradigma individualista y casi unidireccional? ¿Con los que confían más en los conocimientos enciclopédicos? ¿Con los que el miedo a la exposición restringe toda posibilidad de interacción? ¿Qué pasa incluso con los que se introducen en este espacio de intercambios sin la menor idea de lo que están haciendo? ¿Existen realmente peligros allá acá en la red? ¿Seguir las tendencias y decodificar el nuevo paradigma son la misma cosa?

Cada sujeto debería ser responsable de elegir el sendero por el quiere transitar. No obstante, para elegir con inteligencia, hace falta conocer. Difícilmente uno elija cuando desconoce todas las opciones; dejarse pensar (por los medios, los amigos, los enemigos, los “intelectuales”, los gobiernos, las empresas, mi vecino, mi entorno lejano o cercano) no es elegir, es obedecer (por sumisión o por rebeldía, da igual).

La educación parece ser nuevamente la brújula que nos oriente en medio de las mil voces, la que nos facilite las opciones para que nosotros podamos pesar, medir, evaluar, antes de tomar una decisión. Todas las dudas planteadas al inicio de este post tienen su respuesta y su debate actual o pendiente. Lo que me interesa destacar es que las redes sociales, al igual que muchas cosas de nuestra vida virtual o de carne y hueso, son sólo medios o herramientas que no son buenas ni malas, en sí mismas.

En defensa de las redes sociales (virtuales y presenciales)

Por supuesto que yo soy una defensora del uso de las plataformas de redes sociales. No las veo como panacea universal, sino como recurso valioso para la creación y apropiación de conocimiento e interacción. Creo también que es necesario el salto cuantitativo de la virtualidad a la presencialidad, pero que ese salto es posible y doblemente enriquecido por la acción de las redes en las relaciones humanas. Conocer a alguien en persona, alguien con el que compartís charlas, ideas, debates , aspiraciones, temores, esperanzas desde las redes… simplemente afianza la interacción y la complementa.

Porque las redes sociales son una excelente oportunidad de contrastar y enriquecer ideas y saberes surgidos de la colaboración entre distintos tipos de inteligencias, entonces… por qué no aprovechar lo que tienen para darnos. Como toda herramienta, hay que aprender a utilizarla, pero a diferencia de los útiles materiales, la inmaterialidad de las redes pone en juego nuestra capacidad de imaginación, creatividad e inteligencia socio-intelectiva. Aunque parezca contradictorio, las redes sociales refuerza nuestra identidad:  uno debe saber quién es, para poder vincularse con el otro. La tarea de padres y educadores ya no debería centrarse en la transmisión del saber, sino en:

la orientación para desarrollar una forma de Ser definida, conformada por altas cuotas de autoestima, inteligencia emocional y social, y una gran capacidad de jerarquizar y evaluar opciones.

Sin lugar a dudas, la interacción dentro de las redes sociales dejan al descubierto infinidad de variables que muchas veces permanecen desdibujadas en la vida de carne y hueso: conductas antisociales, violentas, vouyeristas, autistas o depresivas. Pero también en las redes podemos encontrar sujetos que poco a poco incrementan la valentía de expresar el propio punto de vista, la solidaridad, la creatividad, la empatía y el pensamiento lateral. Las redes sociales están llenas de idealistas, sujetos comprometidos y llenos de pasión. Como en nuestra existencia material, hay que saber buscar… pero a diferencia de ella, podemos toparnos con gente afín en cualquier rincón de planeta y entablar una conversación o generar un proyecto. Las redes sociales acortan distancias, físicas y mentales.

¿Para qué capacitan las Redes Sociales?

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Etiquetado como:  , , , , , ,   ·   Categorías  Reflexiones sobre la Web 2.0, Ser educador y docente

Deje su comentario