¿Por qué dedicarse a la educación y la tecnología?

Cuando alguien decide estudiar Ciencias de la Educación es muy probable que no sepa que está ingresando a un ámbito profesional tan maravilloso, pero al mismo tiempo tan amplio. Tan pero tan amplio, que el 80% de los estudiantes avanzados no tienen claro en qué van a focalizar su carrera laboral, que se han desarrollado jornadas denominadas “me recibí ¿y ahora qué?” y hasta proyectos de investigación sobre la trayectoria profesional de los egresados de Cs. de la Educación.
Un campo tan amplio, que los estudiantes de esta carrera nos hemos cansado de intentar responder de ocurrentes y diversas maneras a la pregunta: “ah… qué interesante, pero ¿de qué vas a trabajar?”  Ciencias de la Educación es un título que, quienes nos movemos en éste ambiente lo sabemos, abre muchas puertas, pero muy pocos saben cuál elegir. Incluso pasamos años dudando de su calidad académica por ser una carrera justamente “muy amplia”.
Pero hacia el final del largo periplo académico que implica estudiar en Filo, muchos entendemos de qué se trata: el objetivo es tener un bagaje “amplio” sobre la educación como práctica y como campo de estudio, que nos permita interpretar e interpelar desde una mirada pedagógica cualquier problema de tipo educativo, ya sea práctico o teórico, de forma tal que podamos aportar soluciones concretas o categorías nuevas con el objetivo de generar algo con valor pedagógico.
Queda en nosotros, luego, profundizar en algún aspecto o recorte particular de esa realidad educativa o campo disciplinar. Para ello hacia el final de la carrera existen los “focalizados optativos” que intentan delinear el futuro profesional del egresado. Sin dudas todas las alternativas son interesantes y pueden generar algún aporte. Entre varias opciones hay un “clásico” que es el focalizado de “educación formal” que tiene las mismas materias del profesorado, por eso lo llamamos internamente “el 2×1” –una ventaja que va a desaparecer cuando cambie el programa oficial. Es un clásico porque ante la duda siempre sirve! Lo cursan desde los más convencidos hasta los más desorientados, sin embargo goza de gran prestigio.
Y allí por la periferia de “lo importante” está el “focalizado en tecnología educativa”. Una alternativa cada vez más concurrida pero aún marginal en el imaginario del licenciado, algo que se debe, quizás, a la aún incipiente valoración que en el ámbito educativo existe de las nuevas tecnologías y el profundo desconocimiento al respecto. Al punto que los mismos alumnos que lo cursan quizás no tienen experiencia en la web, en las redes sociales o en proyectos con TICs.
La cuestión es que hace años que Edith Litwin y su equipo se hacen cargo de la mayoría de las materias y créditos de investigación que componen el focalizado. Y, más allá de las críticas que podamos hacerle, al cursarlo uno termina de entender el porqué de la elección:
Por un lado porque resulta apasionante. Cuando conocemos la web y tenemos la oportunidad de convertirnos en lo que hoy llaman “prosumidores” es probable que quedemos fascinados (y si ocurre, no hay escapatoria!). Nuestras suscripciones RSS se convierten en una fuente clave de formación no académica, los eventos web y congresos sobre tecnología en las mejores clases. Luego creamos un blog, nos zambullimos en el apasionante mundo de las redes sociales, nos contactamos con gente sumamente interesante que nos acerca enlaces y puntos de vista, recibimos propuestas laborales y somos invitados a participar de proyectos colaborativos siempre enriquecedores. Luego de todo eso, es difícil concebir la vida personal, laboral y académica alejada de la web.
Pero hay otra razón más. Una tan repetida, aunque muy poco puesta en práctica: “las Tics potencian y transforman la educación, y en la web 2.0 (como fenómeno social y cultural -no tecnológico-) se encuentra la clave del nuevo paradigma educativo”, del cual, nadie que estudie Ciencias de la Educación puede hacer oídos sordos. Ese paradigma donde cambian las fuentes y agentes del saber (un saber con nuevos criterios de validación), donde se diluyen jerarquías y roles (generándose nuevas arquitecturas de participación), donde se transforma la manera de aprender y enseñar, y donde la institución y la norma son interpeladas.
Pero principalmente una educación que debe ser pensada en serio, para develar los supuestos que sustentan nuestras categorías tan arraigadas, para desnaturalizar mitos, para dudar de aquello que repetimos en todos los discursos pedagógicos casi por obligación, para de-construir ciertos pre-conceptos que nos acompañan desde el siglo XIX. Y para debatir en profundidad y no caer en modas ingenuas, cambios vacíos -“marketineros” (perjudiciales)- y proyectos insensatos motivados por la falta de comprensión o por razones
exclusivamente políticas.
Por todo eso es que creo interesante dedicarse a la educación y la tecnología. Y quizás también porque algo nos debe quedar de esa ingenua creencia idealista adolescente que tenemos cuando ingresamos en esta carrera con el sueño de mejorar el mundo. 😛

* * * * * * * * * * *

Ana Laura Rossaro: Estudiante avanzada de Ciencias de la Educación (UBA) con especialización en Tecnología Educativa. Colaboradora como capacitadora en Puerta 18 (Fundación IRSA) brindando talleres a chicos de 13 a 18 años sobre web 2.0 y seguridad en Internet. Integrante del equipo de Aula Fundación Telefónica en Hospitales, (Educared) desempeñándose principalmente en el área de cursos virtuales (Aprender e Innovar) y social media del proyecto.
Miembro de Social Fountain, una asociación civíl con sede en Córdoba Capital, formada por un equipo interdisciplinario de jóvenes profesionales, dedicada al desarrollo de ideas vinculadas a la inclusión de TICs. Integrante del equipo docente de la Diplomatura de Educación y Tecnología de la UNAM (Universidad Nacional de Misiones).

Podés seguirla en Facebook, en Twitter: @anarrossaro o leerla en su blog: Educación 2.0

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Etiquetado como:  , , , ,   ·   Categorías  Comunidad TuRemanso, Ser educador y docente

un comentario!! yeah :-) → “¿Por qué dedicarse a la educación y la tecnología?”

  1. Gabriela 4 años hace  

    Muy buen artículo, estuve navegando por la web, buscando información de la carrera, porque hice el CBC para relaciones del trabajo y ahora me llama la atención CS de la Edu. Tal cuál como dice Ana Laura, siento que con esta carrera podría aunque sea intentar mejorar el mundo.. pienso, ” que mejor que dedicarse a la educación que tanto hace falta” pero tengo algo de incertidumbre porque nose si realmente tiene tanta salida laboral. Me encantaría trabajar capacitando gente, armando cursos, y dinamicas de grupos de trabajo. Se que mi salida laboral sería orientada a la educación para y en el trabajo. Nosé cual de las dos carreras me conviene a dicho fin. Si alguien me quiere dejar su opinión es bienvenida.

    Saludos.

Deje su comentario