Una Semana de Mayo bicentenaria

“A revolution is called for, but not a political, economic or even technical revolution. What I propose is a spiritual revolution.”
Dalai Lama (desde su cuenta en Twitter)

Todos los años desde el 18 al 25 de mayo se festeja en Argentina la Semana de Mayo. Los acontecimientos que desembocaron en la Revolución de Mayo se retrotraen a mucho tiempo antes: una sinergia por allá, una decisión por acá, una coincidencia, una pasión, una reflexión, un cerebro unido a otros… pero a los humanos nos gusta de las fechas redondas, de las celebraciones que uno pueda agendar, así que la Semana de Mayo da inicio con el día de la escarapela, el 18, y se extiende hasta el día en que se creó la Primera Junta de Gobierno, tras la destitución del Virrey.

Desde que tengo 10 años soñaba con el bicentenario. Había leído los festejos que llevaron a mi ciudad, Buenos Aires, a vestirse literalmente de fiesta y me imaginaba lo maravillosas que serían las celebraciones en el 2010. Me duele en el alma ver cómo ese sueño se está haciendo pedazos. Las mezquindades políticas, los centralismos disfrazados de federalismo,  las ansias de poder y las decisiones equivocadas están llevando esta celebración al olvido, aún antes de empezar.

Triste, muy triste. Hoy me duele la Argentina. La indiferencia y el desprecio por la historia, el aprovechamiento de los recursos del Estado para el uso y abuso partidista, la manipulación ideológica hasta el hartazgo… hoy me duele la Argentina.

Los festejos por el bicentenario están muy lejos de alcanzar mi imaginario de niña, pero como hoy ya soy adulta, me planteo la urgencia de la reflexión: ¿Cómo llegamos a este punto? o lo que es más productivo ¿Cómo podemos construir un sentido de pertenencia patrio, en medio de la aldea global? ¿Es esto posible o es contradictorio? Yo creo que es posible, porque no hablo de nacionalismo, sino de un sentido de respeto y valor por la lucha, las ideas, el heroísmo de quienes supieron entregar su vida por algo más grande que ellos mismos.  Por aquellos que supieron jugarse el pellejo en defensa de aquello que creían propio, y hoy no sólo que no son reconocidos, sino que son completamente olvidados. Y con ello no me refiero sólo a los próceres, sino a todos los hombres y mujeres que hicieron posible nuestra historia.

Creo que en este tiempo de globalización el patriotismo pasa por amar lo propio, sin odiar lo ajeno. Un verdadero homenaje a nuestra historia es poder transmitir a las presentes y futuras generaciones ese sentimiento de amor a las raices, esa necesidad de sentirse orgulloso por los logros de quienes nos antecedieron, un hacer propios los símbolos patrios. Abandonar las formas para revalorizar el contenido. Yo creo que uno puede ser argentino y habitante del mundo, los maniqueísmos son los esquemas de mentes estrechas.

Desde este espacio quiero valorar lo propio, haciendo nuestra propia  Semana de Mayo. No es mi intención redundar en lo histórico ya que de eso se ocupan muchos sitios y miles de libros. Prefiero demorarme en la reflexión, en el pensar el pasado y proyectar el futuro desde el presente. Pensar acerca de la revolución y de cómo  el mundo nos lleva a vivir una nueva experiencia de movilización y lucha por la independencia:  del autoritarismo ideológico,  de la dictadura mercantilista. Un buscar nuestra identidad, como personas y como pueblo, un ahondar en nuestras posibilidades de crecimiento interior. Creo que como dice el Dalai Lama,  debemos gestar una nueva revolución, pero esta vez espiritual. Este tipo de revoluciones se nutre de la idiosincrasia de cada lugar, pero afecta directamente a todo el planeta. ¿Cómo alcanzar una independencia espiritual si no puedo siquiera valorar y comprender en su totalidad las independencias de los pueblos? Dice una vieja máxima egipcia: “como es arriba es abajo” . Si querés cambiar el mundo, primero empezá por vos!

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Etiquetado como:  , , , , ,   ·   Categorías  Ser educador y docente, Ser filósofo

3 comentarios, y contando... → “Una Semana de Mayo bicentenaria”

  1. ileana 7 años hace  

    Me encantó Cintia, creo que has expuesto lo que a muchos nos pasa con claridad y sinceridad. Es lo mejor que he leído sobre esta fecha que también esperé tanto. Gracias

  2. Luisa Bengolea 7 años hace  

    Muy bueno, creo que cada uno puede aportar algo para este festejo tan importante, mi familia paterna está en e lpaís desde el 1700 , asique siento mucho esta fecha porque me siento parte de la historia Argentina!!
    Un saludo Luisa

  3. Cintia Vanesa Días 7 años hace  

    Gracias por sus comentarios chicas. Tod@s somos parte de esta historia 😀 y es lindo saber que sienten igual.

Deje su comentario