Pensando latinoamerica en red

Continuando con la semana dedicada al Bicentenario quiero compartir con ustedes algunas reflexiones.

Latinoamérica es una curiosa fusión de luchas y esperanzas. Somos tan iguales y a la vez tan distintos. Las nuevas tecnologías nos han acercado aún más, y ponen en evidencia lo que se sabe desde siempre:  somos el semillero de un nuevo mundo, un mundo que no separa, que no excluye, un mundo que surgirá de la construcción colectiva a partir de las diferencias, un mundo plural, pero unido bajo los principios de la complementariedad.

Sin embargo, no podemos evitar comprobar que nuestras realidades están teñidas de miserias, autoritarismos e impotencias; existe el hambre, la ignorancia, la explotación. Y en medio de todo esto… las  redes sociales, y con ello no me refiero sólo a plataformas como Twitter o Facebook, sino a la forma en que hemos evolucionado nuestro estilo de comunicación y pensamiento (colaborar+ compartir + crear + unir) nos ayuda a superar las diferencias buscando puntos en común. Esta compleja forma de abordar la realidad nos ha abierto los ojos en muchos sentidos, hemos comenzado a redescubrir nuestras potencialidades individuales en aras del bien común y hemos denunciado las miserias que nos rodean de una forma en la que nunca antes habíamos tenido la posibilidad. De pronto, nos hemos visto empoderados por una fuerza que nos trasciende. El asunto es… ¿qué hacemos con ella? ¿Podemos continuar con los esquemas mezquinos del pasado? ¿Sigue siendo valida la queja vacía? ¿Qué poder estamos ejerciendo como latinoamericanos y habitantes de la Tierra? o más importante aún ¿Somos conscientes de las responsabilidades que hemos adquirido con ese poder?
Las redes sociales y de pensamiento funcionan como una gran comunidad, un grupo de pertenencia que actúa con fuerza centrifuga.  Y es justamente ese sentido de pertenencia, si se quiere universal e invisible (¿Quién puede refutar la teoría de los 6 grados de separación?), el que puede contribuir a generar soluciones a problemas reales. Latinoamérica, con su idiosincrasia, sus potencias y miserias se vuelve mundo. De pronto somos ciudadanos de un espacio en el que reina la inmediatez, pero que se comunica mediatizado por la tecnología. Paradojas propias de lo humano.

A veces son necesarios los saltos cualitativos, y en este último tiempo la gente ha optado por llevar a la vida concreta las sinergias surgidas de la vida virtual… es que de una u otra forma la vida es vida, y la colaboratividad -uno de los principios de la llamada web 2.0- es el eje central de esta nueva ecuación. Y qué es la colaboratividad sino solidaridad, pensamiento colectivo, compromiso, valorización de lo propio y reconstrucción de lo ajeno. Pero acá no queda todo, ya se habla de la web 3.0, una web inteligente, semántica, estratégica, una web que sabe lo que quiere-necesita, y sabe cómo hacer para conseguirlo. Pareciera como si la evolución de internet emulara al desarrollo madurativo del ser humano: comienza siendo sólo, esperando ser nutrido y cobra poco a poco independencia, genera vínculos, se multiplica en ideas, aprende a proyectar y puede gestar estrategias de acción. Se vuelve individuo con identidad. ¿Qué curioso no?
No decimos que el paradigma colaborativo que deviene (o gesta?) de la web 2.0 o la 3.0 sea la panacea universal, pero sí que este nuevo estilo de pensamiento y acción está transformando el mundo hasta hoy conocido. Y cuando el mundo se transforma de la mano de la inteligencia colectiva… grandes cosas pueden surgir.

continuará…

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Etiquetado como:  , , , , ,   ·   Categorías  Mi punto de vista, Para pensar el bicentenario

5 comentarios, y contando... → “Pensando latinoamerica en red”

  1. Mariana 7 años hace  

    Hola Cintia! Este post me gusta mucho porque justo en estas cosas estaba pensando. Por el día de Inernet armamos desde Sinergianet un webinar en el que participaron 30 organizaciones latinoamericanas. Muchos se quedan pensando en si la web 2.0 y la web 3.0 son fenómenos elitistas y si será válida una estrategia en la que no todos pueden participar por sus limitaciones tecnológicas. Pero también otros participantes resaltaban la subutilización de lo disponible y la falta de ideas originales para usar los social media desde la sociedad civil latinomaericana. Creo que si hay una cosa que caracteriza a los nuevos medios no es lo tecnológico, sino la actitud y la posibilidad de participación, nunca antes imaginada. Empoderarse y adoptar, no lo tecnológico, sino las actitudes, es imprescindible.

  2. Cintia Vanesa Días 7 años hace  

    Mariana, muchas gracias por tu comentario. Super interesante ese webinar ¿cómo es que me lo perdí? buaa bua. Sí creo que se le pone demasiadas expectativas a los social media en sí. Lo que hay que poner en juego es -como vos decís- la creatividad y correrse del espacio de comodidad en que muchos se han apoltronado.
    Un cariño y gracias por participar.

  3. […] redes sociales, desde la perspectiva que creo es más valiosa, están modificando nuestra forma de abordar la realidad y de relacionarnos con ella. En honor a la […]

  4. tal cual, nosotrxs usamos muchos las redes como uno de los puntos necesarios de difusion, compartir, colaborar y asi reencontrarnos con la comunidad y los hechos están a la vista en cada una de las actividades que desarrolla Crisálida en Tucumán.

  5. Este estilo de comunicación y pensamiento acerca las distancias y valora la diversidad. La creación colectiva de saber pone el centro en la responsabilidad individual y el valor en las posibilidades infinitas del compartir.

Deje su comentario