Los 7 desafíos de la educación para el futuro

La educación tiene en sí misma la necesidad de convertirse en el mayor centro de Responsabilidad Social, no ya empresarial, sino humano. El mundo ha cambiado, pero la urgencia de las buenas prácticas educativas sigue siendo un imperativo social y moral.

La ilusión del saber absoluto y la certeza racional ha dejado paso a la incertidumbre. Hay que poder educar en la incertidumbre. Para ello se debe reforzar la flexibilidad, desarrollar la creatividad y poner en juego el pensamiento lateral. La clave parece ser: Aprender a aprender que todo cambia.

Vivimos en un mundo traspasado por la información y la inmediatez. Los niños que nacen tienen una intuición especial para lo tecnológico: los llaman nativos digitales. Son capaces de comprender los mecanismos de aparatos sofisticados, mecanismos que a nosotros nos supone una inversión de tiempo y concentración. Frente a esta realidad, enfocar acciones educativas destinadas sólo a repartir conocimientos enciclopédicos, parece una pérdida de tiempo y dinero.
Lo que se necesita es aprender a jerarquizar, aprender a discernir lo esencial de lo superfluo, lo real de lo ilusorio. Lo que se necesita es poder producir contenidos a partir del análisis y de la síntesis.
Lo que se necesita es encontrarle un sentido, un hilo conductor a la infinidad de conocimientos esparcidos por los medios de comunicación social y la Internet.

Al decir de Edgar Morin hay que “aprender a convivir con las incertidumbres, descansando en ciertas certezas”. Aprender a orientarse en medio del torbellino de estímulos Aprender a reflexionar, profundizar, meditar sin dejarse arrastrar por la corriente.

Otro de los desafíos que se nos presenta es desarrollar un pensamiento multidimensional, holístico, integral. Un pensamiento flexible, capaz de anticiparse y dejarse sorprender a la vez. Un pensamiento que involucre los distintos aspectos de la realidad: las emociones, lo social, lo racional, lo ecológico, lo empírico o pragmático, lo ético.
Un pensamiento creativo, que se permita jugar y elaborar teorías abstractas. Un pensamiento responsable.

La filosofía de lo 2.0 se cuela en la educación para el futuro. El colaboracionismo, es decir, la capacidad de generar y aportar sinergia,  es uno de los puntos fundamentales a la hora de llevar a la práctica proyectos educativos responsables.

No somos solos… somos en sociedad y debemos aprender a convivir con esta paradoja.  Complementarme con el otro no significa abandonarme, dejar de ser… sino potenciarme, perfeccionarme en la complementación. Y en esta ecuación de redes sociales, construcción de conocimiento y nuevas tecnologías, debe incluirse: el amor.
La complementación, es amor; la solidaridad, es amor. Una acción de responsabilidad social en la que falte el amor, es una simple especulación de resultados.
Sólo se comprende lo que se ama, sólo se busca la complementación cuando se comprende que el punto de vista del otro es tan valioso como el mío.

Comprender es también hacerse cargo de las relaciones causa efecto. Nadie en su sano juicio podría talar un árbol sabiendo que hay un bebé cerca. Sin embargo la tala indiscriminada es algo común …..  y está matando el futuro de nuestros hijos.
Debemos ser proactivos, pero concientes de nuestras acciones y sus consecuencias.

La educación que prepara para el mañana tiene en cuenta la biodiversidad, y con ello nos referimos no sólo al valor de la tierra y su ecosistema, sino a los seres humanos que habitan en él. Respetar las diferencias, celebrarlas e involucrase en procesos de cambio positivo es parte esencial de un futuro socialmente responsable.

Justamente, cuando hablamos de sustentabilidad hacemos mención de este proceso, que implica el proyecto y la apuesta al largo plazo: el poder verse a sí mismo como agente de cambio.
Ser sustentable es ser solidario, desarrollar una conciencia verde, contribuir a una mayor tolerancia. Se trata de aprender a vivir la vida de otra manera. Alejarse del consumismo y encarar los proyectos utilizando eficientemente los recursos. Por eso insistimos en la creatividad, en la posibilidad de reutilizar cosas desde un nuevo significado. La innovación se produce sólo cuando me corro de la comodidad de lo dado, me juego, me inspiro, me detengo a pensar las cosas desde otro lugar.

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Etiquetado como:  , , , , , , , ,   ·   Categorías  Ser educador y docente, Ser transformador de la realidad

7 comentarios, y contando... → “Los 7 desafíos de la educación para el futuro”

  1. […] comparto un slide en el que planteo algunos temas. Es parte de un artículo más extenso. ¿Qué piensan ustedes? ¿Qué otras competencias y actitudes se necesitan en el estilo educativo? […]

  2. karely 7 años hace  

    profesora me encanto el tema estoy muy deacuerdo, creo que tenemos una gran tarea, que implica reflexionar y transformar nuestro ser, para que podamos cambiar como sociedad educativa felicidades nos vemos luego

  3. […] DIAS, C.V. Los 7 desafíos de la educación para el futuro. http://www.turemanso.com.ar/2010/05/los-7-desafios-de-la-educacion-para-el-futuro/. […]

  4. Marce Mendez via Facebook 6 años hace  

    Exacto!!!!

  5. Plenitud via Facebook 6 años hace  

    Imprescindible el ejercicio de la inteligencia emocional, social y espiritual!

  6. Me lo lleve al muro Cinti!

  7. TuRemanso via Facebook 6 años hace  

    Gracias Mirtis!

Deje su comentario