La biblioteca de Verónica: Sólo se ve bien con el corazón

“Sólo se ve bien con el corazón…”

Esta es una fotografía de una parte de mi biblioteca personal. En mi cuarto hay varios estantes y repisas donde voy ordenando mis libros. Afuera en la sala está  la biblioteca común que es bastante grande, pero ahí no están mis libros favoritos; esos los guardo muy cerca de mí.

Hablar de mis libros favoritos, en plural, no es fácil… ¡son muchos! Sin embargo, desde hace años que el puesto número uno es, y seguirá siendo, irrebatible: El Principito escrito por Antoine de Saint-Exupéry. De modo que trataré, brevemente de transmitirles las razones por la cual es mi libro favorito.

La verdad es que este libro, para mí, es mágico; es mi Biblia. En él encuentro mensajes y enseñanzas escondidas tras cada palabra, tras cada frase. Es realmente una lectura que me hace reflexionar sobre temas que considero importantes para la vida: el amor, la honestidad, la amistad, la imaginación, el crecer y convertirse en adulto, el ser fiel a uno mismo… Considero que los valores y principios reflejados en El Principito son esenciales para la transformación del mundo a uno mucho mejor.

Es así, siempre he pensado que si todas las personas sobre el planeta Tierra entendieran, reflexionaran e interiorizaran esta lectura, el mundo sería distinto; sería mejor. Tal vez sea muy ingenuo pensar esto, pero de verdad lo creo. Considero que las enseñanzas morales más importantes están más claras en El Principito que en cualquier otro texto que haya sido escrito con ese fin expreso.

El Principito puede ser considerado un libro para niños, sin embargo creo que es de mucho más valor para los adultos. En muchas ocasiones es fácil para los adultos perder la perspectiva de lo que es realmente importante cuando se trata día a día con números, cuentas, finanzas, tráfico, responsabilidades y todo el estrés de la cotidianeidad. Sobre todo cuando nos encontramos rodeados de personas con las mismas características de los personajes de El Principito: Reyes absolutos, personas vanidosas que no escuchan más que alabanzas, inmersos en sus propios pensamientos, en las ganas de poseerlo todo… en fin, personas que olvidaron la felicidad que genera el compartir y la recompensa que genera la humildad.

Hay algo que me gusta mucho hacer con este libro. Cuando me siento feliz, triste, o simplemente en cualquier momento, abro una página al azar de El Principito y leo una línea, de nuevo, al azar. Tal vez no me crean en esto, pero les juro que siempre me dice algo. Siempre leo una frase que puedo relacionar con lo que estoy viviendo en ese momento y me hace reflexionar, ver las cosas desde un punto de vista diferente.

La verdad es que podría seguir escribiendo páginas y páginas sobre este libro, pero me detendré para recomendarles que lo lean (y si encuentran la versión Pop-Up que publicó HMH, la experiencia será mil veces mejor). Si ya lo han leído antes y les gustó, les recomiendo que lo vuelvan a leer. Si al contrario, no les gustó, les recomiendo que le den otra oportunidad. Cada vez que lo abran encontrarán algo distinto y siempre les sacará una sonrisa. Garantizado 🙂

Aquí va la frase que encontré al abrir El Principito al azar en este momento:

Los hombres viajan en trenes expresos –dijo el Principito-, pero no saben lo que buscan. Se agitan y van de un lado para otro… No vale la pena…”

Y nunca olvidemos que “Lo esencial es invisible a los ojos”.

* * * * * * * * * * *

Verónica Magán es venezolana y tiene 22 años. Podés encontrarla en twitter: @v_mag , ver sus fotos en Flickr o leerla en su blog.

Si querés ver sus libros más de cerca clic aquí

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Etiquetado como:  , ,   ·   Categorías  Cultura y otras lecturas

3 comentarios, y contando... → “La biblioteca de Verónica: Sólo se ve bien con el corazón”

  1. Luisa Bengolea 7 años hace  

    Hola muy lindo lo que cuenta Verónica , debo darle una oportunidad a El Principito, nunca pude pasar de la segunda hoja, bueno a lo mejor ahora que estoy un poco más grande puedo!!
    Saludos Luisa 🙂

  2. Edilma 7 años hace  

    Vero me pegó por la cabeza porque no me había leído El Principito jajajaja…pero me alegro que lo hiciera porque lo amé 😀

  3. Cintia Vanesa Días 7 años hace  

    Jajaja chicaaaaass. “El Principito” es un libro pequeño para grandes personas, lleno de metáforas, de observaciones agudas acerca de la vida y las relaciones. Una joyita de la literatura universal. Gracias por pasarse a comentar!!! son un amor y gracias a Vero por compartir sus libros. Ahí vi una edición de Kandinsky y una de Aristóteles que también están en mi biblioteca. Al igual que la del libro que estamos hablando, solo que en una versión más pequeña y en español.

Deje su comentario