Todo pasa por una razón

incertidumbreHay momentos en la vida en que la incertidumbre se sienta a tu mesa: inestabilidad laboral, dudas profesionales, conflictos familiares, separaciones, desencantos, desencuentros, golpes al ego, enfermedades inesperadas, accidentes, idas y venidas. No tienen que ser grandes situaciones, la mayoría de las veces las pequeñas incertidumbres generan efectos similares a las grandes dudas existenciales.

La incertidumbre es demoledora. La pregunta es:  ¿Qué hacés con ella? ¿Cómo la integrás a tu vida? ¿Te acomodás, te adaptás, combatís, te dejás vencer…?

Los amigos de Chile entienden de qué estoy hablando. De pronto te percatás que no todas las cosas dependen de vos, que hay situaciones que escapan completamente a la planificación y a la imaginación… y el miedo o la ansiedad  toman el control.  Poder reorganizar tu vida, a pesar de ello, merece un aplauso de pie. Porque es dificil vencer el miedo, y más dificil enfrentar con entereza la incertidumbre.

Releyendo una vieja historia oriental caí en la cuenta de lo que siempre supe: todo lo que nos sucede es para nuestro bien.

Si somos buenas personas hay situaciones que nos llevan a reflexionar acerca de nuestras acciones cotidianas, nuestra escala de valores (la real, no la que dibujamos en nuestra imaginación) se pone a prueba y nuestra fe en el conocimiento de la ley del karma se fortalece.

Nunca nos mandan a una batalla de la cual no podemos salir aireosos: el éxito siempre depende de nuestra fe en nosotros mismos, y en la confianza de que seremos asistidos cuando  sea necesario. A veces los resultados puden no ser del todo alentadores… pero hay que dejar que el tiempo nos enseñe su verdadera cara: Todo sucede por una razón.

Si no somos tan buenos, si hemos accionado incorrectamente -conciente o inconcientemenete- hay situaciones que nos ponen en evidencia, cosas por las que debemos pasar para volver a casa, a veces uno tiene que aprender por el maestro dolor… a veces no hace falta. Todo depende de nuestro grado de conciencia, de nuestra rapidéz en la respuesta, de nuestra apertura mental para darnos cuenta de las situaciones que nos rodean, de nuestra bondad, de nuestra actitud de servicio, de nuestra capacidad de empatía, de nuestro hacernos cargo y aceptar.

Ulterrimamente, tanto las cosas buenas como las cosas malas que nos pasan son para educarnos, para darnos la posibilidad de ser mejores personas.  “Lo que no te mata te fortalece” dice el dicho, y hay tanto de pensamiento manásico en la sabiduría popular: el sentido común es la mejor brújula del mundo.

Todo pasa por una razón. A veces se nos presenta claramente la respuesta, a  veces tarda muchos años en develarse.  Lo cierto es que todo lo que hacemos de nuestra vida tiene sus repercusiones; debemos confiar en que nos “quitan a la vaquita” que nos vuelve cómodos, mediocres, insensibles, indiferentes, abúlicos, tamásicos.

¿Cuántas historias de vida se desarrollan entre “fracasos” que anteceden a un éxito? Te quedaste sin trabajo y eso te dió el empujón para emprender un proyecto con el que soñabas desde siempre;  perdiste ese vuelo porque el taxista se le dió por pasearte por Buenos Aires…. y luego te enteraste de aquel terrible accidente; te dejó tu novio y gracias a eso, unos años después , encontraste al amor de tu vida, o un hecho simple pero valioso: perdiste el colectivo, pero te encontraste con una señora que necesitaba que le dijeras que todo  iba a estar bien, que todo pasa por una razón y que debía confiar que la vida tiene su propósito y aunque cueste  comprenderlo, a la larga o a la corta todo se devela…  y como estas mil historias más, de las que seguramente alguno de ustedes son parte activa.

Para algunos la felicidad depende de factores externos, materiales  o afectivos. La felicidad para otros es una zanahoria que nunca alcanzan porque siempre les falta algo. En un mundo plagado de incertidumbres y cataclismos… lo único cierto es nuestra voluntad al bien, los vinculos que podemos construir con quienes nos rodean y tener muy en claro que la felicidad es, ante todo,  una cuestión de actitud.

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Etiquetado como:  , , , , ,   ·   Categorías  Ser emprendedor, Ser filósofo

5 comentarios, y contando... → “Todo pasa por una razón”

  1. Luisa Bengolea 7 años hace  

    Hola Cintia , si asi es la vida , un pasito atraás , dos para adelante, o viceversa, decime quiero mandar mis fotos de la bliblioteca y no se donde se mandan , y escribir algo sobre el trabajo en casa, y mandartelo , decime como recién despues de casi 15 dias tengo compu, un cariño Luisa

  2. Ingrid Hernandez 7 años hace  

    Cintia,
    Muchas felicidades por este artículo. No solamente me ha hecho reflexionar, sino poner en una balanza eso “malo y doloroso” que nos sucedió algún día y el comprender que ha sido para algo mejor.
    Me encantó.
    INGRID

  3. René 7 años hace  

    Así es Cintia, es tan evidente que así es que… No más que decir sino seguir adelante; las razones del por qué acaban llegando. Mientras tanto: transitar bien rodeado.

  4. […] Se puede ser emprendedor y trabajar con relación de dependencia en un espacio que no nos representa en lo absoluto. Muchas veces preferimos navegar en estos dos barcos hasta que ya los ríos se alejan demasiado, entonces nos toca elegir. Claro está que cuando uno deposita toda su energía en un proyecto, este adquiere más fuerza. Ya lo había comentado antes por acá, cuando algo tiene que ser, todas las puertas comienzan a abrirse de manera sincronizada… pero para eso uno tiene que realizar un salto cualitativo que se transforma, en algunos casos, en un salto de fe. […]

  5. Derek 5 años hace  

    Que bonito, tambien lo que tenemos que ver es que las cosas pasan por una razon, y no hay bien que por mal no venga, un ejemplo, si te roban algo material tienes 2 cosas por hacer desconfiar de todo mundo e intentar tener venganza o simplemente no hacer nada y esperar a que la persona que lo izo le sirva de algo y esperar que el karma haga lo suyo

    Gracias (:

Deje su comentario