Pero… qué son las emociones?

emocionesHace un tiempo compartí un video sobre “Inteligencia emocional en las aulas” y tiempo después recopilamos parte del trabajo de Julian Beever, viéndolo como el poseedor de una gran inteligencia espacial . En esa oportunidad me pidieron que profundizara un poco sobre inteligencia emocional. Y en este post voy a tratar de cumplir con ese pedido. En realidad lo estoy pensando como el primero de una serie de post referidos a las diferentes “inteligencias”… veremos que sale de todo esto.

Siempre han sido retiradas de la ecuación de la inteligencia por considerarse que obnuvilan el pensamiento racional. Es más, para que un sujeto fuera considerado inteligente se remitía en exclusiva al resultado de su IQ (cociente intelectual) previa realización de algunos test.

Sin embargo hace un par de décadas, allá por los ’90, las cosas comenzaron a cambiar. Se comenzó a investigar sobre el campo emocional, llegando a comprender que las emociones engloban a otro tipo de inteligencia, tan necesaria para las relaciones humanas, como la razón para el estudio. Nos llegan estudios de  Peter Salovey y John Mayer hacia la década del ’90, popularizado por Daniel Goleman y seguido por los españoles Manuel Güell Barceló y Josep Muñoz Redon. También han investigado sobre este tópico P.D. MacLean, Joseph LeDoux , Paul Ekman, Eduard del Bono.

Aunque antes de los ’90 ya hubo algunos que percibieron la importancia o forma particular de las emociones tales como Charles Darwin con “la expresión de las emociones en el hombre y en el animal” (1872), H.J. Davitz con “el lenguaje de la emoción” (1969), William James “qué es una emoción” un artículo en Principios de Psicología nº 9 (1884), S. Kierkegaard, “El concepto del terror” (1844) o  R. Plutchik, entre otros.

Sin embargo, y para nosotros, el gran observador y sistematizador del campo emocional fue sin lugar a dudas el hindú Bhagavan Dás quien allá por el 1900 escribió un tratado maravilloso que dio en llamar “La ciencia de las emociones” (bajatelo en PDF). Es imposible hablar de inteligencia emocional o de un reconocimiento y desarrollo de este tipo de inteligencia sin conocer qué son las emociones.

La ciencia de las emociones

B.D. nos dice que es imposible categorizar tamaña cantidad de emociones (o fenómenos mentales, como él los nombra) porque partimos de la base que son de carácter subjetivo. Para darles un orden y así poder categorizarlas él realiza una observación introspectiva y aplica el método analítico sobre dichos fenómenos.

Considerando siempre que entre las emociones y el individuo que las experimenta existe un enlace orgánico (o sea una repercusión en el cuerpo físico) y  una relación de tipo evolutiva (referida al estado de conciencia de cada individuo).

Los factores de la emoción

Placer y dolor: son estados imposibles de descomponer en elementos más simples. Son los dos sentimientos naturales que alternativamente acompañan siempre al YO.

AMOR ODIO
Placer

Dolor

Repulsión

Atracción

Gusto

Disgusto

Rága[1]

Avesha[2]

Naturaleza esencial de las emociones

Las emociones son formas del deseo, que surgen del impulso de unirnos al objeto deseado o de huir de éste. En la relación del yo con el no-yo surge la conciencia individual (vida) con tres aspectos o maneras de manifestarse: conocimiento, deseo y acto. Las emociones se mueven en el deseo (segundo aspecto).

Por regla general los occidentales dividen las funciones de la mente en tres clases:

1.Intelecto o conocimiento. 2.Sentimiento o emoción. 3.Voluntad o volición y deseo.

Los filósofos orientales, por su parte, consideran como deseo a todos los vrittayah (maneras de ser, disposiciones, o funciones) llamados emociones. La filosofía oriental divide los fenómenos de conciencia en tres clases: 1.Conocimiento (Jñanam); 2.Deseo (Ichchhá); 3.Acción (Kriyá).

Definición de emoción: las emociones son deseos que motivan al hombre a acercarse a situaciones placenteras o a huir de las displacenteras.

Definición complementaria de emoción: los sentimientos propiamente dichos son únicamente el placer y el dolor, como grados especiales del autoconocimiento, autosentimiento y autoconciencia. Placer es un hecho empírico e indeducible (a un hombre la gusta la sal y a otro el azúcar) B.D.  relaciona el placer con razones orgánicas.

Etimología de la palabra: emoción es una modalidad de la palabra motion. Emoción es lo que nos mueve a aproximarnos a un objeto o a alejarnos de él.

Amor: es el deseo de unión con el objeto amado, y por lo tanto, propende siempre a colocar al sujeto y al objeto en un mismo nivel, a fin de que puedan unirse y llegar a ser uno. La mutua atracción de dos Jivas (Âtmas o individualidades) tiene por fundamento el que posee cierta cualidad que el otro carece, y esto es lo que proporciona la posibilidad de unión entre ellos.

Las principales subdivisiones del amor son: amor (entre iguales), reverencia (hacia el superior) y benevolencia (hacia el inferior).

Odio: es el deseo de repulsión y alejamiento del objeto, propende a colocar al sujeto y al objeto en niveles diferentes a fin de separarse y llegar a ser distintos.

Las principales subdivisiones del odio son: aspereza (entre iguales), temor (hacia el superior), desdén (hacia el inferior).

Las emociones y el carácter o virtudes y vicios.

Las virtudes y los vicios humanos son las emociones en mayor enlace y en estado de permanencia. Son las habituales o permanentes disposiciones mentales, en el aspecto de deseo, que guían nuestros actos. Virtud: amor. Vicio: odio.

Ensayo de clasificación de las principales virtudes y vicios

Cabe aclarar que cuando BD habla de iguales, superiores o inferiores se refiere a cómo cada sujeto se siente con respecto al otro. A veces podemos hacer el camino inverso: qué emoción despierta el otro en mí, analizando esto podemos darnos cuenta si lo siento un igual o no. Por ejemplo la timidez, es una señal de odio hacia un superior, es decir es una manifestación de odio hacia quien considero que es superior a mí… curiosamente la timidez es signo de falta de autoestima.

Virtudes

Atracción entre iguales: Urbanidad, cortesía, finura, suavidad, miramiento, amistad, sociabilidad, afabilidad, afectividad, familiaridad.

Atracción  hacia un superior: Modestia, prudencia, dulzura, reverencia, formalidad, diligencia, gravedad, serenidad, seriedad, sensatez, docilidad, humildad, obediencia, gratitud.

La atracción hacia un inferior: Amabilidad, estimación, benevolencia, urbanidad, indulgencia, suavidad, nobleza benignidad, dulzura, ternura, compasión, piedad,

Vicios

La repulsión entre iguales: Rudeza, brusquedad, grosería, terquedad, aspereza, irascibilidad, acritud, cólera, hurañería, intemperancia.

La repulsión a los superiores: Timidez, suspicacia, esquivez, encogimiento, cobardía, rencor, venganza.

La repulsión a los inferiores: Arrogancia, menosprecio, desdén, engreimiento, escarnio, altivez, orgullo, malevolencia.


[1] quiere acercarse al objeto deseado. Desea tomarlo, absorberlo y abarcarlo

[2] quiere alejarse del objeto. Le causa aversión, repugnancia

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Etiquetado como:  ,   ·   Categorías  Ser educador y docente

3 comentarios, y contando... → “Pero… qué son las emociones?”

  1. Francisco Javier Salazar 8 años hace  

    Estimada Cintia, si bien no soy un experto en el tema, si he disfrutado de la lectura de tu post. Me pareció muy interesante la relación entre Amor, Odio, Virtudes y Vicios. Ahora entiendo el origen de ciertas emociones.
    Seguiré leyendo otros temas, Felicitaciones !!!

  2. […] vez me siento más a gusto con mi mundo, porque a pesar de que aún existe el odio, con todas sus manifestaciones, cada vez está más claro el camino que debemos seguir para salvarnos como humanidad es el amor. Es […]

  3. […] vez nos sentimos más a gusto con nuestro mundo, porque a pesar de que aún existe el odio, con todas sus manifestaciones, cada vez está más claro el camino que debemos seguir para salvarnos como humanidad es el […]

Deje su comentario