Fragmentos cotidianos [2]

El bondi como oficina

El tiempo apremia y la capacidad  de optimización que uno desarrolla es maravillosa. El viaje en colectivo se aprovecha para planificar la agenda, idear post futuros, confeccionar el menú de la semana, repasar fechas de cumpleaños, programar reuniones y demás asuntos profesionales y domésticos. De pronto el bondi es literalmente: “mi oficina móvil”

Internet es un pañuelo

Estoy en red desde 1998 y con página propia desde febrero de 2000. He conocido infinidad de personas durante estos años, con algunas aún seguimos en contacto, con otras no. Algunas de esas personas saltaron de la pantalla a la vida real… un hombre muy especial me robó el corazón,  y como el flechazo fue mutuo  me propuso formar familia y ahora tenemos una hija preciosa que es nuestro solcito de cada día.

Mientras trabajábamos en distintos proyectos -esto fue hace un par de días- me dice Fer: “este pibe no era amigo tuyo?” y sí, efectivamente, allí estaba: “Martín Cagliani”… uno de esos tipos con mil proyectos a la vez y mucho entusiasmo, en esta oportunidad “hablando” sobre ecología. Es increíble cómo a la corta o a la larga, en internet nos terminamos conociendo todos. El sueño de Blavatsky.

Una cuestión de actitud

En la esquina del Congreso, justo al lado del Anexo, hay una señora que vive en la calle. Cada vez que paso me maravillo de esa señora.  A veces la observo sentada en el piso, con un cajón de manzanas que hace las veces de mesa,  lee el diario mientras mastica un pedazo de pan y levanta la vista de vez en cuando, como quien piensa en algo. Otras veces, también sentada en el suelo, toma mate mientras mira a la gente pasar, da la sensación de estar  sentada frente a la ventana de su penhouse.

Entre sus pertenencias uno puede ver tres macetas viejas con lazos de amor y unas botellitas de agua al lado del cajón que le sirve de repisa. La miro y pienso: qué digna, qué noble, qué mirada aristócrata que tiene, qué capacidad para aceptar su karma, qué ejemplo. Cada día me recuerda que en la vida, lo que realmente importa se llama actitud. Actitud para enfrentar, actitud para aceptar, actitud para compartir. Me saco el sombrero.

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Etiquetado como:  , , , ,   ·   Categorías  Small Thinks

un comentario!! yeah :-) → “Fragmentos cotidianos [2]”

  1. santita 8 años hace  

    Estoy convencida que Dios pone el dia, nosotros tenemos que tener una buena actitud para que ese dia, sea verdaderamente especial. A veces nosotros nos encargamos de vivir cada dia lleno de tristezas o alegrias, depende de la actitud que tengamos para ese dia. Bendciones

Deje su comentario