El pajarito que se convirtió en ave fenix

El año pasado, el 7 de junio, lanzamos Edutwitter. La idea era agrupar y compartir experiencias con los docentes que twitean, encontrar aplicaciones didácticas, reflexionar sobre la educación en este nuevo milenio.

En el medio nos pasó la vida: me embaracé, me perfeccioné con algunos seminarios,  estuve armando proyectos laborales y personales, nació nuestra hija y me hice carne en mi nuevo rol de madre.

Tuve que sentarme a repensar mi vida laboral y vocacional desde mi nueva realidad -una realidad en la que mis tiempos ya no son sólo mios-  abandoné algunos proyectos, y generé otros.

En un primer momento pensé en bajarme de Edutwitter, pero me resistía porque esta idea surgió mientras gestábamos a mi hija, y porque me parece que es una buena manera de encontrarnos entre quienes tenemos intereses y experiencias en común. Pensando y pensando, una noche mientras cambiaba pañales me vino la respuesta: abrir el juego.

Con esta idea en mente, empecé a pensar cómo sería forma más práctica para poner en actividad la rueda, hasta que un día me vino la respuesta después de curiosear en un nuevo proyecto de mi marido. De allí surge Edutwitter, la conversación.

Lo bueno de los cambios es que nos ayudan a madurar, a repensarnos,  a  ser flexibles.

Quedan invitados a participar activamente en la conversación.

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “El pajarito que se convirtió en ave fenix”