Las ideologías en los dibujos animados

Me interrogo sobre la condición humana actual, la axiología inmersa en los dibujos animados y la escala de valores imperante. Al final: dibujitos de ayer y hoy, para comparar y reflexionar

heidi_macHoy más que nunca los dibujos animados son parte de los recursos educativos de la sociedad, aunque ésta no parezca reparar en ello.

Los dibujos animados plasman ideologías, formas de hacer, pensar y sentir. Al igual que los libros de textos escolares, y aún más tempranamente, van formando la mente del niño, su lenguaje y su manera de interpretar el mundo que lo rodea. La cultura del consumo, la falta de tiempo propio (”los divinos ocios” de los que nos hablaba Platón) y la ficticia necesidad de la eterna juventud, son tres de los factores que atentan (quizás inconscientemente) contra la salud física, mental y emocional de los niños.

Desde pequeños suplen la ausencia de atención con la televisión, aprenden que uno “es” lo que consume (un poco por las publicidades entre dibujos, otro tanto al observar a sus mayores) e intuyen que tiene un poder desmedido sobre los adultos: son jóvenes y aun tienen todo el mundo por delante. Ellos son lo que sus mayores quisieran ser. Aquí es cuando se confunden los roles, cuando surgen las proyecciones y afloran las frustraciones de unos y otros. Como padres somos responsables de nuestros hijos, y ser responsables es brindarles libertad con contención; ponerle limites con amor. Debemos poder diferenciar entre dejarlos SER y dejarlos que hagan lo que quieran, entre escucharlos y obedecerlos. Los niños deben comprender que existe una edad y un tiempo para cada cosa, y está bien que eso suceda: nos libra del aburrimiento y nos pone en una posición de descubrimiento permanente.

Los dibujos animados tienen un peso en la mente de los niños (recuerden que lo que se aprende los primeros 7 años de vida marcan para toda la vida), por eso es necesario prestarle atención a sus mensajes, enseñarles a nuestros hijos a mirar televisión, ver algunos programas juntos y hablar sobre ellos.

Las soluciones nunca se acercan a los pares de opuestos, ni “chupete electrónico”, ni “caja boba” o, en términos de Humberto Eco: ni apocalípticos ni integrados. Como adultos debemos poder analizar los dibujos que ven nuestros hijos y respondernos a algunas preguntas, como por ejemplo: ¿Qué se aprende con este dibujo? ¿Qué valores se ponen en juego? ¿Qué temas trata? ¿Cómo responden los personajes a los obstáculos? ¿Qué lenguaje utiliza? ¿A qué les incentiva?

Para poner en práctica

A continuación les dejo dos dibujos animados muy distintos. Creo que es un buen ejercicio poder correrse de nuestro “niño” interior y observarlos con detenimiento.

1. Un dibujito de “antes”, Donald en el maravilloso mundo de las matemáticas” (está en tres partes)

2. Un dibujito de “ahora”, Bob Esponja

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Etiquetado como:  , , , ,   ·   Categorías  Ser educador y docente, Ser mamá

un comentario!! yeah :-) → “Las ideologías en los dibujos animados”

  1. Ainhoa 8 años hace  

    Comparto ese punto de vista sobre los dibujos animados.

    Cuando veo dibujos con mi hijo, desde bien pequeño he ido marcándole algunos aspectos que me parecían criticables (también en relación a la publicidad que les inunda tanto entre programas como dentro de los programas de forma encubierta) y creo que le va bien aunque sé que va interiorizando algunas cosas que no me gustan.

    Sobre todo trato de que no vea demasiado la cadena Disney Channel porque emite demasiados mensajes consumistas y relacionados con la imagen masculina y femenina que considero negativos.

Deje su comentario