Educación y pobreza en Argentina

Ayer se vio un informe en Telenoche como parte de su ciclo: Los agentinos sin mesa”. Al verlo me surgieron dos emociones encontradas: admiración, por la sabiduría de aquellos que menos tienen y bronca, por la inequidad social que golpea en Argentina y en el resto del mundo. A continuación les dejo un extracto del informe: “el pizarrón del hambre”


A continuación algunas reflexiones  acerca de la derecho a la  educación,  la asistencialidad, la obligatoriedad y las disfunciones entre teorías y prácticas.

Derecho a la educación: cuando cantidad debe ir acompañada de calidad

Es obvio que quienes sufren el problema de la falta de equidad, son los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Los grupos carenciados, aquellos para quienes la escuela es un recurso importante en su estrategia de acceso al saber y a la cultura, no sólo tienen las mayores dificultades para incorporarse al sistema escolar y permanecer en él sino que la oferta que reciben está comúnmente empobrecida. A esta altura no hay dudas que el derecho a la educación está ligado a la variable CALIDAD.

Veamos, por ejemplo, el caso de los jardines maternales y de infantes: la oferta de estos servicios, por lo general de gestión privada, se concentra mayormente en sectores urbanos, en especial en zonas de nivel adquisitivo medio/alto. Se ha comprobado que la estimulación temprana es un apoyo fundamental para el futuro desarrollo del niño, refuerza su capacidad de aprendizaje y es un lugar privilegiado para compensar ciertas “desventajas”.

Sobre este tema es necesario aclarar que existen posiciones encontradas, muchos investigadores rechazan la noción de desventaja cultural -de niños provenientes de clases populares- otros afirman que la escuela puede suscitar en dichos niños actitudes de menosprecio y desconfianza en sí mismos. A nuestro entender existe una desventaja en el orden del saber (saber conocer, saber hacer, saber ser. Siempre que nos referimos a saber involucramos estos tres aspectos en el concepto), a menos que se sostenga la hipótesis de un saber fragmentado por clases, es decir, un saber propio de la clase dominante y otro propio de las clases populares.

No es nuestra intención desmerecer los saberes particulares de los diversos contextos sociales, por el contrario, creemos que

el saber debe circular libremente y retroalimentarse con las visiones que se tienen del mismo; sin embargo, debemos aclarar que no es algo que se transmite de “arriba hacia abajo” o de “abajo hacia arriba”, se construye en forma espiralada con los aportes de todos y cada uno de los integrantes de la comunidad. Existe una desventaja cuando el saber se detenta y los recursos escasos vuelven injusta su distribución.

El sistema de distribución de los servicios educativos de nivel inicial  resalta las diferencias, ya que la oferta es menor en los contextos que más lo requieren.

Qué significa “igualdad de oportunidades”

Cuidado !!! el asunto tampoco se reduce a la extensión de la oferta educativa. Desde la reforma se propicia una educación para la vida, la formación de ni los críticos y creativos, pero la urgencia se presenta en el área de recursos. Un niño que no se alimenta, que no está abrigado en invierno o no duerme bien porque tiene que trabajar para mantener a su familia, es un niño en inferioridad de condiciones: tiene hambre, frío, está cansado y tiene otros intereses durante las clases.

La igualdad de oportunidades contemplada en el derecho a la educación debe tener en cuenta estos aspectos para que no se transforme en otro decálogo de buenas intenciones sin sustento real. Deben ponerse en marcha, necesariamente, políticas sociales complementarias que tengan en cuenta los factores que se ponen en juego a la hora de educar y educarse.

Educar no debería reducirse a “dar a todos los mismos contenidos” -viejo mito que surge del concepto que generando situaciones institucionales idénticas, se promueve la igualdad de posibilidades- sino dar a todos las mismas oportunidades de realizarse como personas (físicas, emocionales, mentales, sociales y espirituales) a partir de sus necesidades concretas. Esto implica ofrecer diversas estrategias para acercar a los niños respuestas a sus inquietudes, sin estereotipos, discriminaciones o menoscabos. Recordemos que los niños, por lo general, tienden a actuar conforme a como son percibidos. Para jugar el juego de la escuela no es necesario perder la identidad y convertirse en una cosa observable y medible. Ni uniformar diferencias disfrazándolas de igualdades (el guardapolvo blanco, el sistemático “dejar pasar” de grado a pesar de las dificultades que experimentan algunos niños y niñas) , ni “fabricarlas” o afirmarlas desde acciones y palabras discriminatorias (“educación para ricos”, “educación para pobres”, etc. , cuando se debería hablar de educación para el ser humano ). Como dijo una vez un pensador español , la cuestión básica no es ser o no ser, sino creer o no creer … nosotros creemos que es posible respetar “diferencias” de pensamiento, sentimiento, necesidades; nosotros creemos que es posible la complementación antes que la competencia entre los seres humanos.

¿Conocimiento vs. Asistencialismo?

Otro de los temas que merece una reflexión es el del conocimiento/asistencialismo. No negaremos que en la escuela la función asistencial se ha convertido en primordial en muchas realidades sociales. Un alto grado de padres mandan a sus hijos al colegio porque es allí donde van a recibir la comida del día. Hemos conocido casos de directores de escuelas primarias que optaron por ofrecer la merienda al inicio de las tareas escolares: “si el chico tiene hambre no se puede concentrar”, nos explicaron cuando los entrevistamos. La función asistencial de la escuela no se reduce al tema alimenticio -si bien es prioritario en muchos casos- también al afectivo, sanitario, de prevención, de contención familiar. Los maestros, celadores, ordenanzas, directores deben cumplir funciones de asistentes sociales, psicólogos, psicopedagógos … además de las funciones que le fueron asignadas desde su puesto de trabajo. Los trabajadores de la educación se han transformado en malabaristas e incluso en versiones argentinas de superman y mujer maravilla. Pero, los deseos, los anhelos, las frustraciones forman parte de nuestras vidas porque somos seres humanos, y es normal que así sea ya que nos desenvolvemos en un entorno real y no en una tira cómica.

La escuela debe cumplir funciones administrativas, asistenciales (porque no está ajena al contexto social), pero por sobre todo, debe estructurar la tarea sobre el eje de su función especifica, esto es, la pedagógico-didáctica. Por eso insistimos en la necesidad de políticas sociales complementarias de la labor de los trabajadores de la educación.

Es erróneo concebir la reforma desde fuera de la escuela y basarla en ciertos dispositivos -como pueden ser : la planificación por proyecto, nuevos contenidos, modificación de la estructura del sistema educativo, etc- de gran interés educativo pero sin poder para solucionar por sí mismos problemas de otra magnitud como los que estamos reseñando.

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Etiquetado como:  ,   ·   Categorías  Ser educador y docente

5 comentarios, y contando... → “Educación y pobreza en Argentina”

  1. lilia 8 años hace  

    No se que se pueda hacer , lo unico que se me ocurre lleven a los politicos de turno a recorrer los asentamientos y ,que sientan en carne propia ,un pais que reclama igualdad social (VERGUENZA TIENEN QUE TENER DE DECIRSE QUE SON ARGENTINOS)

  2. santita 8 años hace  

    Bueno, puedo decirles que el problema de la educacion esta globalizado, cada vez hay mas problemas; lo importante aqui es que cada persona tome y acepte su rol con responsabilidad y lo que es mejor aun que cada docente y alumno realmente tenga ese deseo ardiente en su corazon de mejorar la calidad de la educacion, necesidades siempre hay y las van a ver, pero tambiem agentes de cambio como les llamamos a los docentes con deseos de hacer mejor su trabajo tambien hay. Busquemos alternativas para ayudar a las personas que educamos, sigamos luchando contra la ignorancia y aceptemos nuestro rol con amor, respeto, tolerancia y paciencia. Adelante docentes. Dios les bendiga y les provea sabiduria.

  3. Luciana 8 años hace  

    A veces nos dolemos de la pobreza,marginación y toso lo malo que sucede en otros paises,por la sola razón de que somos muy cobardes y sinicos como para aceptar y ver que esto es lo que pasa día a día al lado nuestro. Brillante el trabajo de investigación de Telenoche.

  4. rocio 8 años hace  

    hola la verdad que es muy interesante e importante este tema ya que estamos hablando del futuro de los niños y sin presente la mentablemente no lo hay. se necesitaria un gobierno que se interese por el futuro del pueblo! eso es lo primordial para poder avansar sobre esta problematica.
    me encantaria saber mas del tema ya que con un grupo de compañeras elegimos este tema para abordar una investigacion.

  5. Cintia Vanesa Días 8 años hace  

    Hola Rocío, una alegría ver que hay gente que se preocupa por otros.
    Te sugiero ir directamente a las ONGs que están en contacto directo con estas historias de vida, puede ser muy enriquecedor e incluso te pueden contactar con los protagonistas.
    Un saludo.

Deje su comentario