Historia de una foto

monaco

Aquí estoy observando el “Port de Nice” (puerto de Niza). Perteneciente a la afamada Côte d’Azur (costa azul), Niza se me presentó como un espacio de descanso, de calles tranquilas y clima agradable (a pesar de haber estado en invierno). Llegamos en enero del 2007 cuando la ciudad estaba en plena obra de construcción y nos enamoramos de ella. Niza es ideal para caminar y perderse por sus calles; la gente es amable (apenas llegados y buscando orientarnos para llegar al hotel una señora muy amable se acercó y nos indicó la calle que buscábamos) y el paisaje ideal.

[Igual hay que decir que en la puerta de la habitación del hotel había una carta de “recomendación para el turista” al mejor estilo “ciudad del Este”, así que primer mundo o segundo, robos hay en todas partes.]

En esta foto estoy observando el puerto desde la “Coline du Château” (Colina del Castillo) un paseo imperdible que requiere subir unas cuantas escaleras. La vista es impagable y en la cima encontramos un pequeño parque de juegos y las ruinas de los que fueron los baños romanos. Se llega bordeando la Promenade des Anglais que se convierte luego en Quai des Etats-Unis (muelle de Estados Unidos): miralo con google maps

Ver mapa más grande

A continuación un fragmento del folleto de la “Guía práctica de Niza” (no es lo mejor en redacción, pero es lo que hay)

“Un poco de historia

¡Los hombres prehistóricos ya lo habían comprendido todo! Habían descubierto el mejor sitio para instalar su campamento: el sitio de Terra Amata, al pie del Monte Boron.

Cuatrocientos mil años después, ¡seguimos visitándolo! Hacia el siglo 4 antes de Cristo, cuando desembarcan los griegos y se instalan en la colina del Castillo. Su idea era convertir a Nikaïa en un sitio estratégico para el comercio…

Veinticuatro siglos después ¡este comercio sigue siendo de actualidad!

Luego, un siglo antes de Cristo, los romanos traen sus propias piedras, y no las más pequeñas: construyen una ciudad entera en la colina de Cimiez (Cemenelum) con todo lo necesario para los baños y los juegos (arenas, termas, tiendas…)

Esta expansión provocará envidia: las invasiones bárbaras y sarracenas logran casi aniquilar aquella bella ciudad.

Esto durará diez siglo.

Los Condes de Provenza vuelven entonces a ocupar el antuguo sitio griego. En el siglo 14 después de Cristo, los nizardos, hartos de las incesantes perturbaciones políticas, se someten a la soberanía de la Casa de Saboya.

Permanecerán bajo su reino hasta 1860… con dos interrupciones: de 1691 y 1731, el Condado de Nice le pertenece a Luis XIV y de 1792 a 1814, está vinculado a la República y seguidamente al Imperio, y por primera vez pasa a ser el departamento de Alpes Marítimos.

En 1860, la población nizarda acoge con gran entusiasmo el Tratado de Torino firmado entre Napoleón III y el Rey de Sardeña Victor Emanuel II, que estipula la incorporación de Nice en Francia.

A partir de esta época, la pequeña ciudad conoce un desarrollo considerable. Pasa a ser un sitio de veraneo muy de mod, asombrosamente bien comunicado por el muy reciente ferrocarril. Hoy, Nice es la quinta ciudad de Francia, con 400 000 habitantes; l municipio ha sabido abrirse ampliamente a las artes y a la cultura, así como a las actividades industriales científicas y de alta tecnología.

Gracias a las obras realizadas de gran envergadura, como el Acrópolis, el palacio de Congresos y Exposiciones… un aeropuerto internacional, el segundo de Francia después de París y un equipamiento hotelero sin par la ciudad de Niza ha sabido ganarse su fama de capital internacional del turismo.” (Nice Gùía Práctica, p 8 y 9)

Como escribir sobre viajes me hace revivir el placer de haber estado en esos maravillosos lugares, los voy a seguir torturando en ráfagas intermitentes de post.

Decires de aquí y de allí

Comentaron

Powered by Facebook Comments

Etiquetado como:  , ,   ·  

Deje su comentario